Bienvenidos

Hola amigos.
Se que este blog probablemente no os interese mucho, y no creo que mucha gente lo lea.
Yo aquí iré escribiendo sobre cosas, temas y personas que creo que son necesario nombrar.
Espero que os guste las cosas que escribo y publico, y si es al contrario me gustaría que me lo comentarais, para mejorarlo.
Un saludo.
H.S

miércoles, 12 de octubre de 2011

El curso de la vida

Todo tiene un principio y un final. Todo empieza y todo acaba. Es el paso del tiempo, el ritmo de la vida, nada es eterno, nada dura para siempre.
Cuando algo llega al final solo nos queda el recuerdo, esos momentos del pasado que nuestra mente recrea una y otra vez, pero que sabemos que nunca volverán.
Siempre recordamos aquellos buenos momentos que nos han marcado en nuestra vida, como por ejemplo cuando éramos pequeños. Siempre nos gusta recordar esas aventuras con tus viejos amigos, aquellos años de Primaria, donde éramos unos pequeñajos...
Cuando acabemos Bachillerato, miraremos hacia atrás, y veremos la forma y la velocidad a la que hemos crecido, desde aquel día, que con 3 añitos, empezamos un gran camino en nuestra vida. Este camino ha estado lleno de grandes momentos, donde hemos conocido a todos nuestros amigos, y donde hemos aprendido a ser quienes somos en el presente... pero este trayecto acabará algún día, aunque no seamos consciente de ello.
Todo en este mundo funciona así, todo se va regenerando, todo se va sustituyendo. Es una pena que un momento sea irrepetible, porque la verdad es que hay muchos que merecen la pena volver a vivirlos, una y otra vez.
El día que nos toque recordar un camino de nuestra vida, viendo fotos, viendo videos... sentiremos como nos arrepentimos de no haber aprovechado mejor esos momentos, nos dará mucha pena porque sabremos que no volveremos a repetirlos... pero a la vez nos sentiremos orgullosos de vernos ahí, sabiendo que somos nosotros los que hemos vivido esas experiencias, junto a gente a la que queremos. También sentiremos una gran satisfacción al saber que esos momentos han merecido la pena, y que digan lo que digan, nunca hemos perdido el tiempo.
Es una pena que nosotros, los seres humanos, no seamos capaces de darnos cuenta de estas cosas, porque si lo hiciésemos, viviríamos cada día al límite, como si fuese el último, sin miedos ni vergüenzas.

Esto es el final de una reflexión, pero el principio de una idea, de un pensamiento que yo intento expresar, como ya he dicho, todo empieza y todo acaba.
Aquí finaliza el relato, y en tu vida empieza la práctica de éste, aprovecha el tiempo que pases en los caminos de tu vida, y siéntete orgulloso de ello.