Bienvenidos

Hola amigos.
Se que este blog probablemente no os interese mucho, y no creo que mucha gente lo lea.
Yo aquí iré escribiendo sobre cosas, temas y personas que creo que son necesario nombrar.
Espero que os guste las cosas que escribo y publico, y si es al contrario me gustaría que me lo comentarais, para mejorarlo.
Un saludo.
H.S

martes, 16 de agosto de 2011

Un poquito de infancia

Esta noche, paseando a la perra de mi tío, me he acercado al parque donde crecí de pequeño, se encuentra a pocos metros de mi casa, y he ido a ver cómo está aquello.
He llegado y he visto que todo sigue igual y, de repente, mi mente ha viajado años atrás, a mi infancia.

Mi infancia en Badajoz ha sido corta: desde que nací hasta un poco mas de mis ocho años de existencia. Han sido escasos años en esta etapa (ya que algunos con mi edad aun viven en ella) pero muchos días me encantaría volver a atrás y ser ese niño inocente que jugaba al pilla-pilla y al escondite con niños que apenas conocía... ese niño que jugaba todas las tardes al fútbol en donde fuese... ese niño que con solo su imaginación se lo pasaba bien, y era feliz.
Estoy muy orgulloso de mi infancia, alejada de videojuegos y ordenadores, llena de sonrisas y aventuras, donde el juego consistía en pasárselo bien y la única regla que existía era la imaginación.
Yo he sido muchos futbolistas famosos en mi vida, desde Oliver y Benji hasta Beckham o Zidan, también he sido muchos Pokemon’s y diversos personajes de ficción, donde luchábamos contra los malos, sin importarnos lo que pensarían los de alrededor.
Me alegra mucho saber que de pequeño no tenía vergüenza a hacer estas cosas, que prefería una tarde entera con un balón, mi primo y mis amigos a estar encerrado con una consola.
Siento orgullo al ver que un día fui ese niño inocente que juega despreocupado en la arena, ajeno a su alrededor, inmerso en su mundo.
Muchas veces me gustaría regresar y olvidarme de todo, y volvérmelo a pasar como un niño, y garantizo que merecería la pena.

De vuelta a la realidad, puedo ver que mi parque, el parque donde me he criado y he vivido tantos momentos felices, está casi muerto. Ya no hay niños jugando, la pista de fútbol, y la vez de baloncesto, está cerrada... Ya no tiene vida, y me entristece que sea así, después de todo lo que yo, y muchos más, hemos vivido ahí.

Creo que todos necesitamos sentirnos así alguna vez en la vida, libres, jugando y riendo, como niños pequeños, sin que nada nos importe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario