Bienvenidos

Hola amigos.
Se que este blog probablemente no os interese mucho, y no creo que mucha gente lo lea.
Yo aquí iré escribiendo sobre cosas, temas y personas que creo que son necesario nombrar.
Espero que os guste las cosas que escribo y publico, y si es al contrario me gustaría que me lo comentarais, para mejorarlo.
Un saludo.
H.S

martes, 15 de febrero de 2011

Un simple momento a tu lado

Caminamos juntos hacía el horizonte, sin rumbo. Nadie nos detiene, la gente nos esquiva por el camino, pero no somos conscientes de ello. Estamos sumergidos en esa burbuja invisible, mágica, que hemos creado a nuestro alrededor. No puedo evitar llevar esa permanente sonrisa tonta con migo, estoy a su lado, ¿qué puede haber mejor que eso?
Siento un cosquilleo agradable en mí. Ella es perfecta, y comparte su tiempo conmigo. Sí, me siento la persona más feliz del mundo.
No ceso de mirarla, de observar el movimiento de su cabello al rozar con el viento. Sus ojos lucen un color vivo, envidioso. Su cara brilla, iluminada por el sol, y su boca dibuja una mueca, que le da un toque de felicidad absoluta.
Estoy a gusto, no quiero que esto acabe, no quiero que el tiempo pase, eso sí, sobre todo, la quiero a ella.

domingo, 13 de febrero de 2011

Dura reflexión de Domingo

Echemos un vistazo atrás. Ahí está mi vida, mis recuerdos, algunos dulces, otros amargos.
Veo que mi vida va pasando a una gran velocidad, sin frenos. Siento que las cosas van mejorando, o quizás empeorando, quién sabe.
Me ahogo en mi propio pasado, me pierdo en el presente y no veo el futuro. El vacío me come, no entiendo mi situación. Piedra a piedra, palo a palo, cada vez mas carga sobre mí, ¿aguantaré?. Todo esto parece invisible en mí, no lo hago ver.
Me estampo al pensar, mis sombras me aplastan y mi persona decae. Ando perdido por mis pensamientos, sufro con ellos en silencio.
Me fijo en mi vida pasada, en la que la alegría y la tristeza van unidas de la mano. Veo un tono de melancolía en el tiempo, y una soledad para el olvido en mi persona.
Veo un futuro gris, casi negro, donde la soledad se hace brillar, y en el que la indecisión y la tristeza ganan por goleada.
Hoy es tan solo un día de mi vida, es una casualidad que sea domingo. En este momento pienso, desearía no hacerlo, esto me atormenta, me mata por dentro.
Esto es una reflexión de domingo, una dura reflexión de domingo

sábado, 12 de febrero de 2011

La eterna espera

Es un día caluroso, yo te espero en tu portal. Sólo llevo ahí un par de minutos, pero el tiempo pasado parece aún mayor. En silencio pienso en todo lo que puede suceder a partir de tu llegada. Me ilusiono con falsas esperanzas, me asusto con problemas inesperados, repaso una y otra vez el plan, todo tiene que salir perfecto.
Tan solo deseo esa tarde soñada, con aquella persona a la que sin saber por qué, estoy esperando, en ese lugar que para mi es extraño, en el que me refugio del calor veraniego del exterior.
También se te pasa por la cabeza todo ese tiempo atrás, todo lo que te ha llevado a estar donde estás, esos momentos con esa persona, esos segundos de silencio incómodo, esas miradas que te dibujan una sonrisa...
Te das cuenta de que posiblemente estás donde debes estar,  esperas impaciente su llegada, miras una y otra vez la hora, suspiras, tienes la mirada perdida, no sabes qué hacer, qué pensar, qué decir cuando aparezca... la cabeza te da mil vueltas. Es una situación de nerviosismo, pero a la vez te sientes la persona más feliz del mundo por estar ahí, esperándola.
Minutos después aparece, y ahí comienza tu tarde, todo depende de uno mismo para que todo salga bien.
¿El final? A elección de cada uno.

viernes, 11 de febrero de 2011

Sorpresa

El futuro es incierto, ésto da muchas vueltas, e inesperadamente.
Lo confirmo, me lo niegan, lo intento, me lo impiden.
- ¿Debo seguir? 
- Debería.
Si sigo acabaré perdido, si vuelvo no acabaré.
- ¿Y por qué no plantarse?
- Me lo impiden.
Preveo un nefasto final.
- ¿Y la solución? 
- Sorpresa

miércoles, 2 de febrero de 2011

Algunos lo llaman flechazo

Estás tan tranquilo, en tu mundo, no sabes lo que pasa a tu alrededor, estás ausente.
Deambulas por tu mente, sin saber lo que piensas, estás perdido en tu laberinto de ideas y pensamientos, hasta que de repente percibes un estímulo, y tu cuerpo reacciona con un acto reflejo. Has chocado contra alguien, te giras para disculparte. Antes de verle la cara ya puedes darte cuenta de que no es una persona cualquiera,  puedes percibir un olor angelical. Le ves el cabello, largo y liso, era precioso. De repente ves una sonrisa estrellada, y conectas con sus ojos, que te envuelven en una mirada profunda, en la que te pierdes en una milésima de segundo.
De repente, sin saber por qué, te sale esa sonrisa de tonto. Te disculpas y continuas con tu camino.
Ha sido un simple momento, no ha podido durar más que unos pocos segundo. Tu estabas clavado en tu mundo, pero de repente la viste, y ahora no se va te va de la cabeza, ha sido algo mágico.
Un segundo te hace hablar durante horas, y tras un tiempo meditándolo, decides buscarla, sabes que es para ti.